martes, 27 de marzo de 2012

El perdonar te libera


El espíritu debe quedar libre de las
cadenas y de los viejos rencores a fin de que
el entusiasmo por la vida conceda optimismo al
alma.
En muchas familias hay sentimientos heridos y
renuencia a perdonar. Independientemente de cuál
haya sido el problema, no puede ni debe permitirse
que siga causando daño.
El seguir culpando a los demás mantiene abierta la herida;
"Sólo el perdonar la cicatriza”.

1 comentario:

Carlos dijo...

El perdón es un arma que deberíamos utilizar en cada ocasión posible. Perdonar no es aceptar, simplemente es asumir que todos tenemos nuestras porpias limitaciones y debemos aceptarnos con lo bueno y lo malo..., disculpando aquello que en el fondo, no se puede evitar.

Gracias por un poema tan bello.